- Blog -

- Publicado en

El bimi es una verdura hasta ahora bastante desconocida. Surgió en Japón en 1993 debido a la hibridación entre el brócoli y un tipo de col oriental llamada kai-lan. Su cultivo es muy muy reciente, pero ya se cultiva en todo el mundo porque, como el kale, es la nueva verdura de moda y sus grandes propiedades nutritivas no dejan indiferente a nadie. De hecho, ya se le conoce como la nueva “superverdura” o la verdura con súper poderes…

CULTIVO DEL BIMI

En cuanto a su cultivo, necesita exactamente los mismo cuidados que el brócoli, así que a estas alturas ya está sembrado y nos tocará hacer el trasplante hacia finales de agosto teniendo en cuenta un marco de plantación de unos 40x50 cm. Igual que sus compañeros, el brócoli y la col, es un cultivo de invierno, así que le gustan las temperaturas bajas y es capaz de soportar hasta los 7 grados negativos. En cuanto al riego, regular y abundante, pero sin encharcamientos y sin dejar que el terreno se quede seco completamente. Conviene realizar labores de escarda de malas hierbas y mejor si colocamos acolchado de paja.

Es de sabor más suave que la col y más dulce. Se consume todo, tanto el tallo, similar a un espárrago verde en forma y textura, como el florete, que es la parte que recuerda al brócoli. El tallo, que es más largo que el del brócoli es tierno, así que es ideal para consumirlo igualmente crudo en ensaladas como también cocinado.

SUS PROPIEDADES

Todo el mundo habla maravillas del bimi y ya cuenta con una larga lista de adeptos por sus ventajas nutricionales: tiene unos índices más altos en vitaminas y nutrientes que el brócoli y la col. Además, su composición hace que el organismo absorba mejor todos esos nutrientes. Y entre sus muchos beneficios destacan: la prevención de enfermedades cardiovasculares y la formación de cataratas.

Es rico en vitaminas, pero tiene más calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre y zinc que sus familares. Y también contiene más glucosinolatos, un potente agente anticancerígeno. Y además, la parte del florete tiene un mayor contenido de fibra, lo que le hace muy efectivo en dieta por su capacidad saciante.

 

- Publicado en

La instalación de Hortals, en el Parque del Agua, recibió la visita ya en el mes de mayo, de unos 200 hortelanos muy especiales que dedicaron toda una jornada a llenar dos huertos de tomates, berenjenas y pimientos.

Se trata de una actividad desarrollada en el marco del programa de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa Altadis.  A través de esta actividad se cultivan dos huertos y las cosechas de este verano están siendo donadas al Banco de Alimentos.

    

Durante la primera jornada se organizaron 4 grupos: taller de cultivo, taller de semilleros, y los dos grupos restantes dedicados a la plantación en el huerto de Altadis. Ellos se encargaron de las primeras labores agrícolas, y desde entonces el personal de Hortals nos encargamos de cuidar y mimar los cultivos.

    

Desde entonces hemos hecho ya tres cosechas de tomates, berenjenas, pimientos y también calabacín. La última cesta, de 15 kilos, recogida hace solo unos días. Y todavía queda verano, así que todavía recogeremos más cestas que irán destinadas directamente al Banco de Alimentos.

Estamos orgullosos de poder colaborar en este tipo de programas solidarios; en esta ocasión, gracias a Altadis.

  

- Publicado en

Estamos disfrutando muchísimo con la actividad del huerto urbano en verano. Nos encanta ver el gran resultado que nos ofrece el campo si en los meses anteriores hemos hecho bien los deberes, aunque bien es cierto que las altas temperaturas de julio pueden habernos jugando una mala pasada. Presentamos, a continuación, las labores más importantes para el presente mes de agosto:

Cosecha

A pesar de que la cosecha y los frecuentes riegos nos ocuparán la mayor parte de nuestras tareas hortícolas, no debemos dejar descuidadas las labores de siembra. Ahora es buen momentos para dedicarnos a sembrar cebolla de Fuentes de Ebro, judías y rábanos; si vamos a elegir la borraja como uno de nuestros cultivos presentes en el huerto, mejor esperar hacia la segunda quincena de este mes.

También podemos optar por plantar alcachofas, pero en este caso recomendamos hacerlo a través de estaquillado. Esta técnica es mucho más recomendable que a través de la siembra ya que acorta mucho el proceso hasta la recolección (mientras que si lo hacemos sembrando, pueden pasar unos 10 ó 12 meses; si utilizamos los esquejes o estacas podemos disponer de alcachofas entorno a los cuatro o cinco meses). El estaquillado se realiza seleccionando las estacas más sanas y con mejor aspecto, y procurando que tengan brotes en la base (sobre las raíces).

calendario de cultivos agosto

 

Trasplante

También tenemos trabajo de trasplante si en los meses venideros queremos disponer de cebolla, que deberemos trasplantarla durante las dos primeras semanas de agosto, reservando para las dos últimas del mes el trabajo relacionado con el brócoli, col, coliflor, fresas y lechugas. Durante todo el mes, podremos trasplantar puerros.

Cosecha

Seguimos en un mes de bonanza recolectora. El huerto urbano nos sigue regalando durante las próximas semanas dulces melones, patatas y una de las frutas veraniegas por excelencia: sandía. Para la segunda quincena de agosto ya estarán a punto las calabazas. Y durante todo el mes, podemos recoger acelgas, apio, berenjena, calabacín, judías, pepino, pimiento, rábano, remolacha, tomate y zanahoria. Ingredientes, muchos de ellos, perfectos para un rico gazpacho. ¡Cómo nos gusta el verano!

 

 

 

- Publicado en

Una de las cosas que más nos gusta del huerto es la variedad que ofrece en cada temporada y la posibilidad de conocer cultivos curiosos. Hoy vamos a hablar de uno de ellos; os presentamos la LUFA

Se trata de una hortaliza, perteneciente a la familia de las cucurbitáceas. Procede de La India, es una planta trepadora con flores amarillas, y una vez que se ha secado se utiliza como esponja natural. 

Es un cultivo muy sencillo, basta con sembrar las pipas y esperar que vaya creciendo con unos cuidados mínimos. Eso sí, no conviene sembrar demasiado ya que no es un cultivo comestible, así que probablemente no querremos que nos quite demasiado espacio en el huerto. 

La calabaza lufa crece en verano y cuando llega el mes de noviembre, aproximadamente comienza a secarse. Podemos encañarla con el fin de favorecer su crecimiento en altura, ya que además este fruto casi no pesa. De esta manera, ocuparemos menos espacio en el huerto. 

Una vez recogidas conviene dejarla secar un poco más y posteriormente se le quita la piel. Dentro queda una estructura de filamentos, como si la calabaza estuviera prácticamente vacía y solo quedaran unos hilos. Y para utilizarla como esponja, hay quien la deja a remojo con una gota de lejía, para desinfectarla y que quede bien limpia. Se deja secar y a partir de entonces ya se puede utilizar como una esponja natural buenísima.