- Blog -

Golpe de calor en los cultivos

- Publicado en

Estamos en plena ola de calor y los cultivos también pueden sufrir un golpe de calor.

No hay ninguna duda de que el calor es muy buen amigo de las plantas pero, como todo, en exceso también puede ser perjudicial. Estos días de ola de calor, las temperaturas son demasiado altas. Precisamente, sabemos que el calor provoca en los cultivos una predisposición a una excesiva transpiración con el fin de que la planta pueda regular su temperatura metabólica.

¿Cuáles son las consecuencias de esta excesiva transpiración?

Lo más preocupante es un golpe de calor. La primera y más inmediata es que la planta deja de crecer y provoca estrés hídrico. Sin embargo, un golpe de calor en las plantas no se da debido únicamente a que se alcancen altas temperaturas, sino más bien a un aumento de éstas demasiado brusco.

Un incremento de las temperaturas hace que el cultivo se vea obligado a acelerar su actividad de hidratación foliar aumentando su transpiración. Si no recuperan la hidratación perdida en esa actividad se produce un fuerte desequilibrio hídrico que deriva, irremediablemente, en la desecación de la planta.

Ello se debe a que las partes aéreas de las plantas tienen unas pequeñas aberturas microscópicas, cuyos extremos unidos delimitan la abertura de los poros por los que la planta realiza el intercambio de gases con el exterior. Cuando hace demasiado calor, estas células llamadas estomas se abren y la transpiración de la planta empieza a ser muy rápida. El agua permite al cultivo disipar el exceso de calor, ya que por cada gramo de agua transpirada por la planta se disipan 600 calorías.

Así que, si las temperaturas aumentan de manera repentina, las plantas, como las personas, también pueden sufrir un golpe de calor. El agua que la planta necesita transpirar disminuye y esto puede provocar una marchitez temporal que, si no resolvemos de manera inmediata, hará que la planta se marchite de manera permanente perdiendo el cultivo.

Además, es preciso señalar que el calor también puede afectar, por supuesto, a uno de los productos estrella del verano: el tomate. Una temperatura a partir de 30 grados no es apropiada para esta hortaliza de fruto ya que la formación de los pigmentos que favorecen su coloración se ve afectada, originando tomates más pálidos y plantas menos firmes.

También hay que tener en cuenta la situación del cultivo, pues algunos en su fase temprana, recién trasplantados necesitan ser protegidos del calor.

No podemos evitar la subida repentina de temperaturas, pero sí hacer el ambiente algo más agradable para que nuestros cultivos no sufran un temido golpe de calor. Existen algunas recomendaciones a tener en cuenta:

-       Vaporización de las hojas. Además de los riegos más frecuentes, es muy beneficiosa esta estrategia para evitar los golpes de calor. Eso sí, NUNCA realicemos la vaporización en las horas centrales del día y a pleno sol: las gotas de agua actúan como pequeñas lupas provocando quemaduras irreparables en las hojas. La vaporización la realizaremos en ambiente caluroso, pero siempre sin exposición solar.

-       Tamizado de la luz. Si es posible podemos utilizar algún tipo de estructura de rafia o enramado que nos permita aliviar la exposición solar en las horas de mayor insolación proporcionando un sombreado parcial. Lo más apropiado sería utilizar este método en las horas centrales del día y retirarlo por la tarde; pero si la estructura no permite ser retirada de manera fácil y cómoda será recomendable dejarla todo el verano y retirarla cuando vaya a comenzar el otoño.

-       Acolchado. Las técnicas de acolchado también pueden ser beneficiosas para los días de calor, ya que influyen en el ahorro de agua, haciendo incluso que los riegos puedan ser menos frecuentes, por el efecto de reducción de la evaporación. El acolchado proporcionará una capa aislante de manera que el calor no reseque tanto el terreno y mantendrá cierto frescor en el suelo. Además, el manto favorece una protección en el terreno contra las fluctuaciones de temperaturas.

 

 

 

Escribir un comentario